//Etiquetas aquí phone facebook twitter instagram envelop location
Imagen de los arcángeles

Tarot vs Registros Akáshicos

Parecidos y diferencias de Tarot y Registros

  • TAROT   es una ciencia esotérica milenaria, con la que por medio de unas cartas se intenta predecir el futuro, más o menos inmediato. Para ser más exactos, el cartomante, empezaría revelando datos del pasado, episodios del presente y las consecuencias en el futuro. Siguiendo una línea de sucesos en el tiempo que de no alterar nada se cumplirían en los plazos más o menos exactos. El/la tarotista suele tener dones de videncia para contactar con los Bajos Astrales que le desvelarán mucha más información de la puramente especificada en los símbolos y dibujos de las cartas que emplea. En realidad, esto es lo que diferencia a un buen/na tarotista.
    Aquel que solo “lee” las cartas, no podrá dar más que unas informaciones muy «concretitas», muchas veces acertadas, pero se centrarán en un acontecimiento no muy lejano y más o menos previsible según los sucesos del presente. El tarot no da alternativas de cambio, según el momento en el que consultes la misma pregunta puede ser contestada de forma distinta, incluso opuesta. Nuestra disposición, estado de ánimo o las decisiones previas que tomamos, darán un resultado u otro. CONCLUSIÓN; cuanto más concreta y banal es una pregunta, más posibilidades de error tiene el tarot, puesto que hay más posibilidades de interferir en el futuro inmediato.
  • REGISTROS AKÁSHICOS   es una terapia para el crecimiento interior y personal, basada en la lectura de los Registros Akáshicos de tu Alma inmortal. En estos registros están escritos los “encargos y tareas” que se nos han encomendado para esta vida actual, pero también lo que fue en vidas pasadas y como nos afecta en la presente. Lo que nos dicen sobre el futuro es siempre opciones para que tu mismo escojas como afrontar tu propio camino. Para acceder a los Registros Akáshicos es conveniente ser Médium y/o canal espiritual, puesto que debes contactar con seres de Luz, Maestros Ascendidos, Ángeles, etc…
    Es cierto que actualmente se imparten cursos que te enseñan a hacerlo sin este Don. Solamente con unas oraciones y una meditación. Y si bien pueden ser muy útiles para los registros propios, cuando se intenta leer a otra persona, los resultados no suelen ser igual de acertados. Porque en nuestra sociedad, parece que no eres nadie si no has conseguido un título acreditativo, cuando en realidad lo importante son los conocimientos, la técnica y la experiencia. Esto es tan válido para los Registros Akáshicos como para el Tarot, o para cualquier máncia. Cosas que no pueden ser aprendidas en ningún curso ni academia.


Imagen fundiendo una tirada de cartas de el tarot con los registros akáshicos

Tarot o Registros, que puede ofrecerte una consulta.

Considero que la videncia es una herramienta de autoconocimiento y una guía para la evolución personal. Una lectura te ayuda a entender situaciones y te ofrece líneas de acción para trabajar activamente en la resolución de tus problemáticas. Una consulta de Tarot o Registros Akáshicos tiene mucha semejanza con concurrir al médico, (salvando las distancias de la analogía) Uno va al médico cuando se siente mal, y el médico examina los síntomas y realiza estudios para arribar a un diagnóstico y sugerir el tratamiento indicado.
Es necesaria la misma confianza y apertura entre el paciente y el médico que entre el consultante y el vidente. Una actitud abierta y de colaboración es necesaria para lograr la conexión necesaria para la consulta. Trabajo de manera honesta: si siento que la problemática me excede, aconsejo profesionales terapeutas según la filosofía de vida de la persona que me consulta. Si no tengo el tiempo o la predisposición para la lectura, no lo hago, te puedo recomendar y sugerir otros profesionales de confianza.

Sobre el Destino y el futuro:

El Destino no está escrito en piedra, y lo que el tarot te da son tendencias, no sentencias. A grandes rasgos el destino puede estar marcado, como una carta natal, donde cada uno trae un «cielo», un mapa de ruta, con determinadas «lecciones», pero el cómo transitarlo, eso depende de uno y de la actitud que le ponga. El futuro está en tus manos, y lo configuran tus decisiones y acciones. Las cartas te orientan, te guían, te revelan cosas que te configuran y en base a esto, te permiten suponer un devenir.

La conexión con el vidente:

Elegir un vidente no es fácil, es algo muy personal, no siempre lo que te resulto a vos le tiene que resultar a otro, sobre gustos no hay nada escrito y a veces se logra la conexión y otras no, como te pasa con un psicólogo, con un profesor o en la simple elección de un peluquero que interprete tus gustos.
Tiene que existir confianza mutua, no consultas por ejemplo de personas escépticas o curiosas que solo buscan probar al tarot
Es un libro de sabiduría que hay que estar preparado para escuchar.

Deja un comentario