El porque de las terapias alternativas

El porque de las terapias alternativas

Desde hace unos años, la proliferación de las terapias alternativas se hace cada vez más evidente. Sin embargo la información de sus cualidades y beneficios no se ha producido al mismo ritmo. Esto ha creado un gran desconcierto y desconfianza en la efectividad de las innumerables técnicas y terapias existentes.

Todos conocemos como actúa la medicina convencional: te sientes mal, vas a tu médico, te hace un diagnostico y te manda un tratamiento farmacológico que te alivia los síntomas en mayor o menor medida. En la medicina convencional rara vez te darán una explicación de porque se ha enfermado tu cuerpo. Lo importante aquí son los síntomas y como paliarlos. Es como si tú fueses al taller porque el coche tiene una lucecita roja de alarma y el mecánico se limitase a quitar la bombilla. Evidentemente no volverías a ver la luz de alarma. Pero ¿te imaginas las consecuencias? Sin embargo esto es lo que hacemos con nuestra salud. Apagamos los signos de alarma que nos envía nuestro organismo y nos olvidamos del problema, como si todo estuviese arreglado.

magen de camilla usada en las terapias alternativas
Afortunadamente, nuestro cuerpo está programado para auto regenerarse y en la mayoría de ocasiones, le basta con dejar que el mecanismo de regeneración natural actúe para volver a recuperarse totalmente. Pero si llenamos nuestro organismo de productos químicos, tarde o temprano las defensas se verán afectadas. No solo tendrá que luchar contra la “enfermedad”, también le toca lidiar para expulsar los tóxicos que no hemos metido para aliviar los síntomas que nos advertían del problema. Todos conocemos los efectos secundarios de los medicamentos, que pueden ser tan molestos y/o graves como el mal que queremos remediar.

Ejemplo para entender las terapias alternativas

Personas haciendo terapias alternativasUn ataque de lumbago. La persona siente un dolor agudo y punzante que le imposibilita a realizar movimientos. El médico le receta un antiinflamatorio tipo “voltaren” y recomienda reposo. Los síntomas desaparecen y la persona vuelve a su trabajo y rutina habitual. Lo más probable es que esta persona tenga ataques recurrentes y periódicos de lumbalgia y cada vez será más costoso de aliviarse. Con un tratamiento alternativo se aplicaría un masaje manual suave, más un tratamiento energético tipo Reiki que podría paliar el dolor en unos minutos. Pero si lo dejamos así, ocurrirá como en la medicina convencional, pronto reaparecerá. Un buen tratamiento alternativo /natural será seguir con los masajes y el Reiki por un tiempo. Para que el músculo recupere su fuerza y elasticidad. También se tendrá que hablar de los “malos hábitos” que han hecho aparecer el dolor. Unos correctos hábitos de higiene postural, y un poco de ejercicio que refuerce la musculatura conseguirían que no se vuelva a provocar una crisis lumbar.

¿Magia, sugestión o realidad de las terapias alternativas?

Puede que parezca poco científico, un cuento para niños pero hay mucha base científica en todo este proceso. Nuestro cuerpo es algo más que un puñado de huesos músculos, órganos y una cubierta de piel. Tiene que haber algo que proporcione el impulso para que cubierta de piel. Tiene que haber algo que proporcione el impulso para que todo esto se ponga en funcionamiento cada una de las partes de este organismo tan complejo.

Haz esta prueba; entra e una habitación oscura o con poca luz, llevando un jersey acrílico o sintético. Frota tus manos una contra otra hasta que las notes calientes. Luego pon la mano sobre el jersey a una distancia de unos tres dedos. Veras que por unos segundos saltarán unas chispas entre el jersey y tu mano. ESTO ES LA ENERGÍA ESTÁTICA. Todos la tenemos, es nuestra energía vital. Cuando se encuentra equilibrada nos sentimos bien, sanos y optimistas. Cuando nos alteramos, pasamos por una época de baja auto estima, mala racha familiar o la crisis social y laboral como la actual, nuestra energía baja, se desequilibra y empezamos a sentirnos mal.

Foto de integrantes en las terapias alternativas¿Cuantas veces te pones enfermo mientras estás de vacaciones? Seguro que pocas. Es más probable caer enfermo justo al reiniciar la actividad laboral (ahora le llaman crisis post-vacacional). Cuantas veces abrazamos a nuestros hijos, ponemos nuestras manos sobre la parte de su cuerpecito que le duele y poco a poco se calma y se queda dormido.
Si tenemos un dolor localizado, oídos, muelas, cabeza, etc, automáticamente nos llevamos las manos a la parte dolorida y notamos una pequeña mejoría. Esto es lo que hacen las terapias alternativas basadas en la energía y/o puntos energéticos , como el Reiki, Sanergía, Matrix, Armonía de meridianos, acupuntura y otros. Pero estas terapias alternativas no son del todo efectivas si no hacemos los cambios oportunos en nuestra vida cotidiana. Hay que reconocer lo que nos ha producido ese desequilibrio. Buena parte de estos desequilibrios se inician en la mala alimentación o en la parte emocional de las personas.

Cuidar y reconducir la parte emocional nos abrirá un flujo de energías positivas que servirá de barrera para los ataques al sistema inmune. Si estamos optimistas tenemos más defensas. Si nos sentimos depresivos seguro que empezamos a sentirnos enfermos. Lo más obvio será la parte de la nutrición. Ahora ya somos conscientes de que una buena alimentación, equilibrada y natural, junto con algo de ejercicio es fundamental para mantenernos sanos. Los complementos vitamínicos hay que tenerlos en cuenta para evitar carencias, pero nunca sobrepasar las cantidades necesarias. Ni el exceso ni la carencia son buenos. La palabra clave es siempre la misma “EQUILIBRIO

Por último, pero no menos importante, quiero hablar de la fitoterapia (herbodietética). Era la farmacia de nuestros antepasados. Ellos no contaban con los laboratorios clínicos de la actualidad. Si es cierto que no podemos anclarnos en el pasado y negar que la medicina moderna tenga sus ventajas. Pero igual que no hay que curar un resfriado común con antibiótico, hay muchos otros trastornos que se podrían paliar y controlar sin llenar nuestro cuerpo de productos químicos que siempre tienen efectos secundarios. Como ejemplo la tensión alta. Solo con un control de la dieta baja en sodio y una infusión de hojas de olivo por la mañana y por la noche, la mantendremos a raya sin necesidad de medicamentos.
¿Sabían ustedes que la medicación para la hipertensión provoca impotencia en el hombre e inapetencia sexual en la mujer? Cuando nos hemos descuidado mucho y la tensión arterial está muy descontrolada, no queda más remedio que tomar medidas drásticas, medicarse y aguantar los efectos  secundarios con resignación. Pero demasiado a menudo se ataja por el camino más corto sin tener en cuenta otras terapias alternativas, más sanas e igual de efectivas.

Si estáis interesados en más información sobre el tema, estaré encantada de contestar y ampliar este artículo.

A. Egea
Terapeuta alternativa y canal espiritual

1 comentario en “El porque de las terapias alternativas”

  1. En la mediaci n mente-cuerpo, las t cnicas m s utilizadas son la biorretroalimentaci n, las terapias de relajaci n, la meditaci n, la hipnosis y la imaginaci n.

Deja un comentario